ANTE LAS ELECCIONES PARA DEFINIR LA REPRESENTACIÓN DE LOS TRABAJADORES EN EL CGE

“Transitamos nuevas formas de construcción de las representaciones y elaboramos  referencias  múltiples  que  parten  del  anclaje  del  recorrido sindical en el debate y se instalan territorialmente.”  

(Documento de política gremial propuesto por la “Agrupación Rojo y Negro. 1° de mayo”. en el XXX Congreso Ordinario de AGMER.)

Desde nuestra agrupación, Rojo y Negro, 1° de mayo insistimos en que la posibilidad de establecer acuerdos programáticos, constituir equipos de trabajo y consensuar una agenda no se alcanza con la mera declamación, sino en la práctica sostenida.  

Respecto al documento “Acuerdos programáticos para la representación de AGMER en el CGE” y a las reuniones entre agrupaciones de AGMER en las que hemos participado, queremos dejar expresado nuestro posicionamiento desarrollando lo que consta en actas, sin ánimo de ser reiterativos con el propósito de aportar al debate orgánico institucional.

Dado el temario, hemos propuesto que el debate gire en torno a dos ejes distinguibles y complementarios: Agenda y equipo propuesto.

En cuanto a la agenda, hemos planteado que consideramos necesario profundizar inmediatamente las instancias provinciales orgánicas de debate y posicionamiento sobre diversos temas, sobre todo aquellos vinculados al CGE. Vemos muy postergada esa vía hoy en día en nuestro sindicato. Valoramos muy positivamente aquella jornada sobre reforma de la Resolución 1000/13 que tuvimos en la sede de AGMER Central hace un año, al igual que la que se desarrolló a fin del año pasado sobre nivel Superior, pero no han tenido continuidad ni se han producido otras sobre otros temas.

 Estos encuentros fueron ámbito central de la vida institucional de AGMER siempre, no pueden ser suplidos por otros ámbitos como encuentros entre agrupaciones o charlas informales entre dirigentes (intercambios que bien pueden reforzar a las convocatorias provinciales). De allí que desde la primera reunión hemos señalado esta posición y destacamos como plafón de acuerdos internos la Declaración del Consejo de Generales de AGMER reunido en Feliciano el 3 de diciembre de 2015.

Vemos con preocupación su interrupción y la falta de convocatoria a otras jornadas sobre temáticas como Escuelas de Jornada Extendida; Escuelas rurales; situación de docentes precarizados; Educación Especial; Programas Educativos Nacionales; Roles y Funciones de cargos Directivos;  Institutos de Formación Docente; Escuelas de Educación Técnica y Agrotécnica; Infraestructura escolar; Presupuesto Educativo; Comedores escolares; Partidas para funcionamiento, mantenimiento y limpieza; Ajuste y vaciamiento de la escuela pública; Escuelas, jardines y docentes de las órbitas municipales; Transporte de docentes y estudiantes; liquidación de jubilaciones; Retención del impuesto al salario a activos y jubilados; Rol y Estabilidad de Asesores Pedagógicos; Estabilidad en Nivel Superior; UADER y su relación con CGE; Capacitadores laborales,Creación de Supervisiones y nuevas escuelas, Estabilidad en horas cátedra de EPJA y ESJA, etc.

Valoramos el punteo de temas reunido en el documento “Acuerdos Programáticos para la representación de AGMER en el CGE”, todos merecen una profundización colectiva que debe ser resuelta de inmediato, más allá del proceso electoral coyuntural que nos espera.

Entendemos como agrupación que la ausencia de una política clara sobre educación por parte de la Junta Ejecutiva de AGMER central es sostenida por definiciones resueltas por mayoría que, incluso, carecen de la firma del resto de las agrupaciones que integraron la lista Unidad para el CGE en 2012. Es una situación que debilita profundamente la posición de la docencia ante la patronal y que sólo podrá ser revertida con mecanismos de consulta, socialización y participación entre los docentes en las escuelas, el sostén político de AGMER.

Como ejemplo de esos procesos podemos mencionar los sucesivos convocados para discutir la Unificación de la Reglamentación concursal (que se materializó en la resolución 1000/13) y las asambleas que mandataron a los paritarios sobre el procedimiento de titularización para nivel medio en julio de 2011 y que sirvió de base para posteriores reconocimientos por esta misma vía.

Cuando en este debate hablamos de “equipo”, nos referimos no a la suma de individuos, sino a un cuerpo consolidado para ejercer la representación de los trabajadores en el CGE desde lo político, lo gremial, lo político – pedagógico, lo funcional. Salvando las obvias diferencias, lo comparamos con los “equipos directivos” de nuestras escuelas en cuanto a la articulación entre sus integrantes. La conformación de un equipo que constituya, a su vez, una propuesta electoral dirigida a los docentes de la provincia debe ser el producto de un proceso interno que necesitamos fortalecer de forma urgente, que no sólo fortalezca el debate entre dirigentes y agrupaciones, sino que se dé en el marco de una franca relación con los compañeros en las escuelas.

De allí que retomamos los planteos que, como agrupación, hemos hecho en estos últimos años sobre la necesidad de los encuentros provinciales para debatir diversas problemáticas –como ya hemos señalado–, pero sobre todo de la representación de las agrupaciones en comisiones de trabajo ante el CGE. No la hemos tenido en la comisión de Reforma de la 1000/13; en la de reforma curricular de Superior, ni en la de competencias de título (sí lo tenemos en Reglamentación de Concurso de Superior, pero aún no se ha constituido).

Del mismo modo, reiteramos  nuestro pedido de tramitar licencia gremial de Álvaro Escobar, el único miembro de CDC al que se le niega esta posibilidad; tal como hemos dejado expresado insistentemente en Reuniones de CDC y en sucesivos congresos de la entidad, el compañero Álvaro ejercería una función ligada a las problemáticas sobre educación.

 Adherimos en términos generales a lo que el documento señala como “perfiles”, al protagonismo que deben tener los vocales en Plenarios y Congresos, como en instancias de consulta y formación dentro de nuestro sindicato. Tal es así que quienes accedieron a representar a los trabajadores como vocales por nuestra agrupación han asistido a estos ámbitos como dirigentes de nuestra entidad, participado activamente en esos debates y estado a disposición de los trabajadores ante consultas, reclamos e intercambios de posicionamientos.

Al cabo de estas reuniones, reafirmamos lo dicho en ambos encuentros.

Sobre la “agenda”, planteamos la necesidad de activar de inmediato convocatorias para el tratamiento y discusión interna, con participación de las conducciones departamentales, miembros de CDC, vocales y compañeros de base que viven los avatares del sistema educativo cotidianamente.

Sobre el “equipo”, tal como otras agrupaciones que han participado de las reuniones, la “Rojo y Negro. 1° de mayo.” no aportará compañeros para integrar la lista “Unidad” producida en un proceso apresurado, desprolijo y oportunista. Abogamos por que estos caminos de profundización interna se activen, pondremos todo como agrupación para participar en ellos -como hemos hecho en las pocas convocatorias que se han dado en los últimos meses-, dar los debates necesarios y fortalecer los acuerdos que en su seno logremos forjar como colectivo de trabajadores organizados.

Agrupación “Rojo y Negro. 1° de Mayo.”

9 de mayo de 2016.

1 comentario en “ANTE LAS ELECCIONES PARA DEFINIR LA REPRESENTACIÓN DE LOS TRABAJADORES EN EL CGE

Los comentarios están cerrados.